Lo bueno y lo malo de las chanclas

No hay calzado más propio del verano que las chanclas o sandalias. Las usamos para estar por casa, para ir la playa o la piscina e incluso para dar pequeños paseos. Al fin y al cabo, son cómodas, frescas y...

Seguir leyendo