Bienvenido a Fisioterapia Bailío

Horas de apertura : Lunes a Viernes - 9 a 14 y 16 a 21
  Contacto : 957 047 937 - 695 904 730

Descubriendo la danza oriental

Tal y como ya anunciamos en nuestra página de Facebook, Clínica Bailío ha puesto en marcha una nueva actividad destinada a las mamás y futuras mamás: la danza oriental. En este artículo queremos explicarte con algo más de detalle en qué consiste y qué beneficios puedes obtener practicándola.

Historia

La danza oriental es un arte milenario que se remonta a los tiempos del antiguo Egipto. Eran las sacerdotisas las que realizaban estos bailes sagrados en honor a Isis, la diosa de la fertilidad, con movimientos rítmicos que simbolizaban los cinco elementos de su cultura: agua, fuego, tierra, aire, aire y éter (espíritu). Desde entonces se viene practicando en mayor o menor medida en todo el mundo, aunque ha sido en los últimos años cuando ha vuelto a popularizarse con fuerza en toda Europa.

¿Es difícil?

En absoluto. De hecho, es una actividad de bajo impacto que no requiere un esfuerzo excesivo y se adapta al ritmo de cada alumna. Créenos: las clases son divertidas y se pasan volando. Nuestra idea es organizar dos grupos: uno para embarazadas y otro para mamás recientes, que por supuesto podrán venir acompañadas de sus bebés.

¿En qué me puede beneficiar?

Si estás embarazada, nuestras clases de danza oriental te servirán para reducir las molestias más habituales: dolores de espalda, estreñimiento, acumulación de líquidos. Y si has dado a luz hace poco, te ayudarán a recuperar tu vitalidad de manera natural y a mitigar el riesgo de sufrir una depresión postparto. Al margen de estos beneficios específicos para embarazadas y mamás recientes, la danza oriental también es muy útil para reafirmar la musculatura (especialmente la zona del suelo pélvico), corregir malas posturas, estimular el sistema digestivo y sexual y mejorar la circulación sanguínea.

Una ayuda emocional

Además de todos los beneficios físicos, la danza oriental es una buena aliada para liberar tensiones, ganar confianza, tener buen humor, combatir el estrés, conocerte a ti misma, reforzar el vínculo con tu bebé, aprender una pizca de erotismo… Sin duda, es una experiencia que, como mínimo, merece ser probada. ¿Te apuntas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies